Donantes del Camarín de Jesús

Foto: Paco Romero

Foto: Paco Romero

Se van a cumplir dos años de la bendición del Camarín de Nuestro Padre Jesús Nazareno, desde entonces, unos ciento cuarenta hermanos y hermanas están dando una cuota mensual que va desde 10 a 100 euros,
para sufragar los costes de la edificación. Gracias a ellos y a otros devotos que realizaron aportaciones puntuales estamos pagando la deuda y esperamos que en enero de 2018 esté liquidada. Gracias también al constructor “Alcalá-Gino SL”, que nos ha permitido aplazar el pago sin interés alguno, y reiterándonos constantemente, que si hay problemas, no tiene inconveniente en dilatar el plazo sin interés. Pero somos de palabra, y la liquidación final será en la fecha estipulada.

El camarín ha sido un medio fundamental para lograr la recuperación de los Viernes de Jesús; un espacio íntimo que nos permite acercarnos semanalmente a su portentosa Imagen y besar su pie. El camarín es un lugar de oración donde no sólo sentimos la presencia espiritual de Jesús Nazareno, sino también su cercanía física y tangible. Hoy, resulta evidente que ha sido una de las obras más trascendentes en la historia de la Hermandad, tanto como lo pudo haber sido en su día la construcción de nuestra Capilla Sacramental. ¿Te imaginas hermano, que hoy pudiésemos conservar la lista de los donantes que hicieron posible aquella edificación, hace tres siglos?, pues para que eso mismo no nos ocurra hoy, la Hermandad tiene la relación completa de los donantes que han sufragado el Camarín, y a todos les será reconocida su generosa participación, con independencia de la cantidad que hayan ofrecido.

A los que llevan dos años con cuotas mensuales, le vamos a pedir un último esfuerzo, aunque sea con otra cantidad menor a la que actualmente ofrecen, y puedan ampliar su compromiso un año más; y a los que aún no se inscribieron, les pedimos que ahora es el momento de colaborar; no solo para perpetuar su nombre en esa lista de hermanos que lo hicieron posible, sino por el orgullo de saber que cada vez que acceden a besar el pie de Jesús, al menos una pequeña parte de aquella estancia, se hizo gracias a su generosidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies